Triunfa el “autoritarismo” en Brasil