Frida Kahlo era en sí misma una obra